martes, 9 de noviembre de 2010

LAS AVENTURAS DE LOLA

es123l.com


Querida Ernestina: después de recibir noticias tuyas siempre me pongo contenta. Además, casi estoy riéndome todavía de las cosas que me cuentas.


Por aquí las cosas van más o menos como siempre. Te contaré dos cositas sin importancia: una buena y la otra peor.


La buena es que el gimnasio se ha incrementado con unos nuevos aparatos que van de maravilla. Figúrate como serán, que vas por la calle y parece que toda la gente es joven. Los de la tercera edad, columpia que te columpiarás, se han vuelto tan ágiles y aparentemente tan lozanos, que hasta las arrugas se le han borrado a las señoras. Es como si hubiesen descubierto el elixir de la eterna juventud. Recuerdas aquellas personas que encontrábamos en la plaza de la vila, que algunas llevaban bastón y todo. que iban acompañadas de alguna persona que les cuidaba, emigrantes la mayoría. ¡Que anda que lo que tendrían que aguantar si las señoras tenían por casualidad un poco de mala leche!! Veinticuatro horas nada menos sin descanso. Bueno, pues todas ellas y ellos están como si se los hubieran llevado a una nave de extraterrestre y les hubieran rejubenecído. Vas por la calle y parece que vivas en el mundo feliz. Digo yo, que será el gimnasio, que podría ser sino. La verdad es que estoy muy intrigada.


El otro día soñé que al despertar y mirarme al espejo, me vi como cuando tenía unos trece años. Te parecerá mentira, pero me asusté un poco. -Y tú dirás, ¿como es posible por rejuvenecerte? -pues la verdad no lo sé. Imagino que para todos los cambios hay que estar preparada. En fin, ya te tendré informada de la revolución juvenil.


La otra cosa a la que me refería se trata de economía. No debería aburrirte, pero es que cuando estás indignada tienes que contárselo a alguien. Recuerdas aquella época, que además de no tener trabajo, ENDESA me envió una factura de la cual estaba convencida no ser responsable. Recordarás que después de una odisea de reclamaciones, a las cuales nunca se dignaron contestar, me vi obligada a pagar la factura fraudulenta. No sólo me amargaron no sé cuantos meses, sino que después de pagar hasta el último céntimo, me vinieron a cortar el suministro. Tampoco se dignaron a responder a la reclamación de la oficina del consumidor. Bueno, después de aquel calvario, pensé un día que todo había acabado. Me equivocaba.. A pesar de no haber dejado de pagar jamás una factura, el otro día voy al banco y veo mi cuenta temblando. Mira como sería, que escuché los temblores antes y todo de entrar por la puerta de la entidad bancaria. Me asusté y todo de aquel estropicio, pero la verdadera convulsión me dio cuando vi los números. Me habían limpiado mi cuento con dos recibos astronómicos. Como si fueran los señores de la limpieza, aunque de señores nada. Mas bien de esos que se dedican a desvalijar las precarias arcas de las personas honestas. Digo yo, no existe nadie en este país, que le diga a estos señores que no lo son, que es muy feo eso de los atracos a las familias. Porque entre esos y los que dicen que lavan el dinero. Que no entiendo por qué lo tienen que lavar. ¿Estará tan sucio?, y parece ser, que luego, ya limpio no aparece por este país tan bonito es. No se que deben creer estos listillos, a lo mejor que durarán toda la vida, que no se morirán nunca. Por eso envía el dinero volando, con una paloma mensajera a un lugar que le llaman paraíso, y no se que más.


Aquí mientras tanto, hablando de crisis y más crisis. No me extraña, con tantas bolsas llenas que llevan las palomas mensajeras no queda nada aquí. La verdad es que me estoy enrollando y yo no entiendo nada de eso.


Tampoco comprendo, como a esta empresa que tenemos de la luz, se le permite que actúen de tal manera, que si no se cargan a las familias de inanición, será de un infarto, ya que lo que hacen no se puede aguantar.


Bueno, te dejo que tengo que dormir.


Besitos.


Lola

4 comentarios:

Mary dijo...

Desde luego creo que es mejor quedarte en el sueño de los 13 añitos,pero claro,sabiendo lo de ahora,y entonces se ivan a enterar esa pandilla de ladrones cuando te hicieras mayos...la madre que los pario¡!...Un beso Lola.
Ernestina,cuidate.

Saludos para todos.

Sol dijo...

Me he reído un monton con las ocurrencias de Lola. no se de donde las saca.
Besitos
Sol

Asun dijo...

Valla aguante que tiene Lola, pues lo de Endesa, no tiene nombre. Parece que todos los chorizos y los mangantes,se encuentran aquí como en su paraiso particular. Conozco más casos de este tipo.
Espero que Lola siga sin perder su buen humor apesar de que la cosa no es para dejarla estar.
Suerte Lola. Ánimo y a por ellos.
Deseo que almenos te devuelvan lo que estuyo. Un abrazo.

Luis dijo...

Este humor de Lola, además de hacerme reir me hace pensar mucho. Su ironía, nos cuenta muchas más cosas de las que dice con las letras.
Este blog realmente tiene algo especial.
Luis.