miércoles, 9 de marzo de 2011

OS CUENTO ALGUNAS COSILLAS....SOY ALAN...6

tarotistas.com


Aunque no tengo demasiado tiempo, no puedo dejar de contaros pequeños acontecimientos que suceden en mi vida recién estrenada. Primero os diré que he empezado a viajar. Antes no sabía lo que era, A pesar que como ya sabéis, antes y todo de que me tirara de cabeza ya fui de viaje a Ibiza con las chicas y mamá, ¿os acordáis? Pero entonces no era lo mismo, antes no tenía ni idea de muchas cosas que ahora voy pillando.



Una de las cosas que estoy aprendiendo muy rápido es lo viajeros que son mis papis. ¡Anda que no les gusta nada el jarrucheo!!! La verdad es que no sé que quiere decir esa palabra tan rara, pero eso es lo que le he escuchado decir a mi yaya, y cuando dicen: ¡Vamos a ir a Argentina! (que tampoco sé lo que es), entonces ella dice. - Si queréis, Alan se queda conmigo. Y mami responde ¡jajaja! Bueno ellas sabrán.



Como os iba diciendo, este fin de semana hemos estado de viaje en dos sitios: un día fuimos a ver a unos titos del papi que están de vacaciones, y no sabéis lo contentos que se pusieron de verme. ¡Hay que niño más guapo!!, decían. También había un primo muy simpático, que creo que se llama Andrés y es muy wuai. Estaban en un pueblo muy bonito y lo pasé muy bien. Eso sin contar que me mareé un poco y eso no mola, porque se pone un poco el cuerpo malo. Mi yaya dice que tengo que acostumbrarme a eso del jarrucheo con los papis que me han tocado, que por otro lado son los mejores del mundo.



Al día siguiente, o sea el Domingo, estaba yo pensando que tendría un día tranquilito, en casita y todo eso. Pues no. En cuanto nos levantamos, estuve comiendo pegadito a mamá mucho rato, luego papá dijo. -¡Alan!, vamos a ver a los titos y a los yayos, y otra vez al coche. Por suerte ese día no me mareé, menos mal, ya que el día de antes, toda la lechita que había estado zampando por la mañana, se fue por los aires, y me quedé con la barriguita como un violín.



Llegué bien despierto y todos, ¡Alan!!!, que gana teníamos de verte. Todos me querían coger a la vez. Ahora ni recuerdo el primero que me pilló. A lo mejor fue la tita Alicia, pero los titos Rafa y Cristina, estaban esperando la oportunidad para cogerme y hasta hicieron turnos. Había más titos: el Pedro, la Reme y mi prima Gema. Ellos también querían cogerme y entraron en eso que os decía del turno. Estuvimos comiendo en el porche de la casa. Yo también. Que por cierto, no os he dicho cuanto me gustó la casa de la tita Ali, aunque no sé bien porque, pero la verdad es que me gustó mucho. Cuando la vi pensé. -Ya tengo una casa más. Papá me ha dicho, que todavía tengo otra casa más de los abuelos en Madrid, ya veremos si me gusta también.



Antes del fin de semana vinieron las chicas a verme. Decían. -¡Hay que grande se está poniendo este niño tan guapo!! No sé si será un poco verdad, o es sólo que me quieren, y como he oído decir que el amor es ciego, pues a lo mejor no estoy tan grande ni tan guapo. Bueno, a mí eso me da igual. Lo que yo quiero es estar agustito con mis papis y toda la gente que me quiere, lo demás ya no es tan importante. Eso es lo pienso.



Otro día han venido a verme unas niñas que eran primas. Todavía no sé cuantas primas llegaré a tener. Con estas puse mucha atención para saber sus nombres. Ya que al principio cuando era más pequeño se me escapaban los nombres. Por eso estoy pendiente y los pillo enseguida: Estas se llaman Nerea y Ainoa. Son guapas las dos, me miraban y se reían. No hablaron mucho, pero creo que son simpáticas y otra cosa es que no son glotonas, ya que mamá había hecho una tarta para ellas y no comieron ni un trocito.



Hablando de cosas de comer, a veces me pregunto si seré glotón o no. A ver que os parece a vosotros, porque yo no me aclaro con este tema. Veréis: a mí lo que me gusta mucho es comer y estar pegadito a mamá, pero a veces me duermo y cuando despierto me digo. -¡Anda!, pero si no he comido bastante, entonces me pongo a protestar, y como mami me cuida tanto va y me da otra vez de comer. Pero incluso así creo que tengo más hambre todavía. A veces me dan una lechita en una cosa que se llama biberón y a veces me lo da papi y otras la yaya. No sé si es normal eso de tener hambre y querer comer siempre cuando eres pequeño como yo.



Esta mañana ha venido un niño que creo que es mi amigo: se llama Joel y es un niño wuai, tiene pinta de ser bueno, de esos que pronto me gustaría jugar con ellos. Ha venido a casa y como nos íbamos a la calle, me ha acompañado un rato y luego se ha ido a la casa de su tata. Creo que es su tita y él le llama así, no sé por qué será. He descubierto, que en realidad su tita es una de las chicas: precisamente la Sacarina, que yo la conozco muy bien, igual que a todas las demás. Esta semana hemos estado todas y yo merendando en una cafetería. Otro día han vuelto para verme dos de las chicas: la Yoyo y la Ana Bioque. Nos han tenido que esperar un ratito a mamá y a mí, no sé porque. A lo mejor es porque últimamente no controlamos el tiempo y llegamos tarde a todos sitios. Podría ser porque tardo mucho en comer y si me voy a medias a la calle me pongo a protestar, pero muy en serio. No es por gamberro, es que sino, como le digo a mamá que tengo hambre.



Una cosa más y me pongo a dormir: esta semana ha sido muy divertida, entre otras cosas, porque papi me ha enseñado a bailar. ¡Que bien me lo he pasado!!



Hay que sueñito.



Bona nit.



Alan.



María

6 comentarios:

Olga dijo...

Alan,llevas una vida de lo más divertida....creo que aprendes muy de prisa, esto de conocer gente nueva cada día ayuda bastante je je je je.

Gracias María, por contarnos las experiencias de Alan que son divertidisimas.

Un abrazo para tí y todos/as los amigos blogueros.
Olga.

Mary dijo...

Hola a todos¡!

Alan te voy a contar algo sobre el tema de las comiditas...cuando mi Daniel era pequeñito como tu también se pasaba mucho rato pegadito ami comiendo,era muy listo como tu,porque me hacia creer que comía y en verdad se quedaba dormidito y luego aguantaba muy poquito y volvía a tener hambre, hasta que un día una enfermera en el hospital muy guapa y mas lista que mi Daniel me dijo,toma una gasita mojada y mientras Daniel este pegadito a ti se la vas pasando por la carita,como esa gasa estaba fresquita lo mantenía despejado y comia como un campeón sin dormirse,así que portate bien o se lo tendré que chivar a tu mamá para que lo haga jajajajaj....por cierto yo soy una Amiga de tu yaya Maria y ella me lo cuenta todo sobre ti,dice que estas preciosoooooooooo¡!

Un beso para ti y toda la familia que parece ser que es bastante grande,que suerte tienes Alan.

Un besazo¡!

Sol dijo...

Qué bien me lo paso con las cosas que nos cuentas Alan. De verdad que estoy deseando de abrir el ordenador y leer las cositas de Alan.
Te envío un besito muy fuerte.
Sol

salmorelli dijo...

Enhorabuena, María, vaya abuela que se ha encontrado Alan. Muy bonita tu iniciativa al escribir de esta manera un diario tan peculiar.Un beso

Aurèlia dijo...

Maria. M'encanten les historietes de l'Alan, són molt divertides.

És una sort per els seguidors del blog de la Maria, poder participar d'aquestes primícies.

Petons per a tots, i un petonet en especial per l'Alan.

Luis dijo...

Este pequeño es muy divertido. Tal como ve las cosas son siempre interesantes y divertidas.
Muchos besos Alan.
Luis