viernes, 22 de febrero de 2013

UN INSTANTE


jimegatica.blogspot.com

En un instante el mundo desaparece. El color deja de existir y el agua ya no es cantarina porque las fuentes enmudecen. La voz se pierde en el desierto y una oscuridad sin precedentes se aposta junto a mi.
La vida se ha marchado, las prisas, los miedos y la desazón se ha ido. No queda nada. Vacío, dolor, una sensación indescriptible se adueña de mi cuerpo cansado. Nunca me había parado a pensar que existiera un vacío semejante, no se puede imaginar algo tan terrible. Quien podría imaginar la vida sin vida, el sol sin luz, el cielo sin estrellas.
Las palabras: esperanza, espera, anhelo se han escapado, huyen como perseguidas. Sigo aquí, haciéndome roca, a la espera que la montaña vaya hasta Mahoma. Hasta el aire se ha ido. Y yo sigo aquí.
Ya hace dieciséis años.
María

3 comentarios:

Mary dijo...

Un grito al amor físico para convertirse eterno y fuerte como la roca, pasaran 16 más y vuestro amor perdurara en la eternidad.

Mil besos de amor..¡¡¡

Olga dijo...

Al leer ( UN INSTANTE )he sentido tambien un miedo indescriptible al dolor, a ese tipo de dolor que con tanta precisión describes.

Hay personas que como tú consiguen que incluso el dolor parezca hermoso.
Tengo el convencimiento y el deseo de que dure solo eso, un instante.

Un besazo María.

Olga

asun aguilera dijo...

Recojo el testigo de Olga...
Un instante... El istante único y PRESENTE.
Pero en este mundo físico, dónde tenemos una ilusión de continuidad, enlazamos los isntantes pasados y presentes a los del futuro, y aveces el sufrimiento nos parece eterno.
¡Como te entiendo María...!
Valoro tu esfuerzo y tu valía.